La empresa española CEALVET SLu desarrolla el primer sensor bioacústico para la industria avícola que recibe el nombre de VocalData.

VocalData es una herramienta más como parte de la estrategia global del bienestar en avicultura. Focalizándose más en la expresión acústica de los animales, no definimos lo que es su bienestar, sino que son ellos los que lo vocalizan, lo cantan.

“Utilizando la información de VocalData es posible predecir parámetros productivos y medir el bienestar animal tanto en granjas comerciales como en salas de incubar”.

¿Como se origina vuestro proyecto?

Nuestro proyecto se desarrolla hace 4 años en paralelo con la aplicación de nuestro producto Licuicel Complex, un pienso complementario de nutrición temprana de administración en sala de incubar. Nuestra necesidad era la de medir el beneficio sobre el bienestar de los animales tratados, observando la mejora producida y la reducción de estrés en los pollitos.

Nuestro proyecto se desarrolla hace 4 años en paralelo con la aplicación de nuestro producto Licuicel Complex, un pienso complementario de nutrición temprana de administración en sala de incubar. Nuestra necesidad era la de medir el beneficio sobre el bienestar de los animales tratados, observando la mejora producida y la reducción de estrés en los pollitos.

La bioacustica nos permite obtener una medida cuantitativa del estrés, que después trasladamos de igual forma para la medición en las granjas de producción de broilers, y en breve iniciaremos su detección en el sector de puesta.

En su publicación de este año, la EFSA, en el apartado sobre “Welfare in birds” 2022 20(9), hizo referencia al trabajo de CEALVET en el que indicamos que en las llamadas de estrés de las aves se observa un cambio en la frecuencia (Ginovart-Panisello et al., 2020 Acoustic Description of the Soundscape of a Real-Life Intensive Farm and Its Impact on Animal Welfare: A Preliminary Analysis of Farm Sounds and Bird Vocalisations).

Actualmente estamos participando en un proyecto Europeo Eurostars “Desarrollo de nuevas tecnologías integradas contra patógenos resistentes a múltiples fármacos en pollos de engorde” donde la bioacustica es una herramienta de medición que permite buscar indicadores relacionados con el bienestar de los animales.

La tecnología desarrollada por CEALVET detecta y captura las vocalizaciones de las aves para obtener descriptores acústicos a los que posteriormente les damos una explicación.

¿Qué es un descriptor Acústico?

Un descriptor acústico es un parámetro obtenido al procesar automáticamente las vocalizaciones de las aves, y describe la vocalización o el conjunto de cantos. Pongamos, por ejemplo, que calculamos cuantas vocalizaciones realiza un grupo de animales por unidad de tiempo. En ese caso el valor obtenido describe la frecuencia temporal de llamadas del grupo de animales y es un descriptor acústico.

Para obtener correctamente los datos acústicos de un grupo de aves, ¿Se tiene que modificar el manejo de los animales?

Nuestra tecnología es no invasiva y de pequeño tamaño. Se instala cuando no hay animales en la granja o en la sala de expedición de las salas de incubar, en una posición elevada, y captura todas las vocalizaciones eliminando los ruidos externos a los generados por los animales sin alterar la rutina de manejo. Una vez instalado, te olvidas de que se está analizando de forma continua las vocalizaciones de los animales.

¿Qué servicios ofrecéis a vuestros clientes con VocalData en salas de incubar?

En salas de incubar, el sensor se instala en la sala de expedición de los animales, y permite un monitoreo ininterrumpido desde que llega el primer animal hasta que se carga el último en el camión con destino a la granja de crianza. El programa permite analizar y comparar el estrés de los animales en función del día de nacimiento, personal de manejo, diferentes tratamientos, estaciones del año, entre otros, generando un registro de todos los animales.

¿Qué servicios ofrecéis a vuestros clientes con VocalData en granjas comerciales?

En granjas comerciales, el sensor se instala en el centro de la granja y permite monitorear ininterrumpidamente, y cada 15 minutos, el estado de bienestar que expresan las aves. Además, aplicando modelos de inteligencia artificial, es posible predecir el peso del ave con una antelación de 4 días, a partir solo de las vocalizaciones de los animales. Todos los datos obtenidos son accesibles a través de una aplicación web que permite también de utilizar los registros para comparar el manejo entre granjas o los valores de bienestar de referencia.

¿Qué ventajas tiene aplicar inteligencia artificial a los datos bioacústicos?

Para la creación de los algoritmos se han utilizado más de 2,7 Tb de vocalizaciones de aves correspondientes a 17 ciclos productivos, tanto de pollos Ross como Cobb, y un año de nacimientos en salas de incubar. Esta gran cantidad de datos sería imposible procesarla si no fuera por la inteligencia artificial que nos ayuda a encontrar relaciones entre los descriptores de manera supervisada y automatizada. Los algoritmos están en constante actualización ya que con los nuevos datos obtenidos se revalúan y se reduce el error. Realizar este mismo trabajo manualmente sería imposible con tan buenos resultados.

¿Qué líneas de futuro tenéis actualmente con la bioacústica?

El proyecto está en continua evolución para responder a las necesidades de nuestros clientes y mejorar, cuando sea posible, el bienestar de las aves. Nuestro desafío es que nuestro sistema pueda generar alarmas fiables según el comportamiento de los animales para poder aplicar medidas preventivas o correctivas.

¿Sería posible en el futuro entender lo que expresan los animales?

El bienestar animal es en realidad individual y por ello es fundamental tener formas solidas de medición en los propios animales. No hay que olvidar que la ciencia del bienestar animal es una ciencia joven, y por ello creemos que debemos concentrar nuestros esfuerzos en focalizarnos más en la experiencia de vida y en lo que ellos nos trasmiten durante todo el tiempo de crianza con sus vocalizaciones para poder obtener la máxima información y, en un futuro, poder llegar a una mayor comprensión y poder relacionarla más eficientemente con su entorno productivo. Estamos convencidos que gracias a los avances de la tecnología en inteligencia artificial y muchos más datos estaremos cada vez más cercanos al entendimiento de su comportamiento.